THE CONSISTENCY OF GLASS

21st Glass Space Design Competition en colaboración con Paula García Masedo

Un vidrio es un límite, pero desaparece, a la vista; permite, el paso del calor; trasmite, ligeramente los sonidos. El vidrio es una separación mágica, la mínima posible, es un diferencial del límite. Diferencial, más diferencial, espacios separados por vidrios,  uno tras otro, construyen un lugar, una suma de lugares, un límite total, dividido, partido, en el que habitar.

 Una matriz de espacios separados por vidrios: mirando a través, no se conoce el final, un juego de brillos, un juego de reflejos, convierten el espacio en infinito.

El proyecto es un límite, espeso y poroso, donde podemos estar.