Micro-Ciudad

2º Premio en 5th Daito Kentaku Housing Competition -La evolución de las viviendas-, 2017

Como si fuera una metáfora de la sociedad actual, en el que reina el individualismo y el aislamiento, actualmente los edificios se erigen como objetos individuales dentro del tejido urbano sin ninguna relación con los demás. ¿Qué pasaría si unos cuantos edificios separados se unieran para poder funcionar dentro de un modelo colectivo a través de sistemas compartidos de residuos, instalaciones técnicas y espacios y que con ello se consiguiese una mayor profundidad en la cercanía y relaciones humanas de las personas que lo habitasen? El proyecto plantea, por lo tanto, la posibilidad de que “el edificio” pase a ser “la ciudad”, una ciudad dentro de una ciudad, un ente autónomo en el que no sólo se compartan los espacios si no los recursos y la infraestructura, para generar una arquitectura más eficaz, sostenible y más honesta. Una ciudad donde coexistan espacios para vivir, trabajar y disfrutar del ocio, manteniendo la intimidad pero conformando una comunidad a la vez.