Museo Mahou

Finalista (TOP 8) en el concurso Espacio Mahou, remodelación del Palacio del duque del Infantado, 2015 en colaboracion con Paula García Masedo

La promesa que guarda el edificio está contenida en su corazón. Es un secreto de máquinas, tubos y fluidos, un corazón metálico y brillante, palpitante. Habitualmente, la fábrica queda relegada al extrarradio, a la sala que no se ve, al conocimiento de los expertos. El secreto mecánico es inaccesible. Experimentamos Mahou a través de su historia. Una historia que tiene muchos tiempos. Uno es un tiempo largo, el que se inicia en 1890 y la une a Madrid. Los otros, son tiempos cortos y cíclicos – stories, historias: los del día a día, que se hacen y rehacen cada jornada, comenzando con la cuidada elaboración de la cerveza en la fábrica. Deconstruida, apilamos sus partes hasta formar una montaña y la insertamos en el edificio, como otro edificio. Esta torre esbelta, brillante y colocada en el centro, pasa de máquina a joya. De fábrica a símbolo.